Centro de Educacion Prenatal
no temas amar
Testimonios
Línea Divisoria - Centro Educaciónn Prenatal

 

Nos dimos cuenta que ya éramos padres


Desde un primer momento, sabíamos que el embarazo era un momento único e irrepetible de la vida. Por eso lo queríamos vivir de una manera espléndida, feliz y en armonía. En los primeros meses la palabra clave era "incertidumbre", sabíamos que había una vida ahí adentro, pero solo podíamos dar cuenta de ella en las ecografías, o al escuchar los latidos. Salíamos felices de la consulta con la doctora, agarrados de la mano, el amor invadía nuestro entorno.

Ya entrando al segundo trimestre y con la pancita un poco mas notoria, fue cuando empezamos el curso con "Lleqemn". Ahí fue cuando empezamos a sentir y experimentar otras sensaciones en lo que se refiere a "ser padres". Hasta ese momento era solo un título a futuro, pero nos dimos cuenta que, ya éramos padres... En lleqemn aprendimos a conectarnos con "Gaia Luz", la que ahora es nuestra princesita de la casa, y ella se conectaba con nosotros. Le hablamos y le cantábamos, así ya iba reconociendo nuestra voz. Le transmitíamos pensamientos positivos y comprendimos que todo lo que ocurría en nuestro entorno, sea bueno o malo, repercutía en la gestación de la beba. A partir de ahí la palabra clave fue "Felicidad"; era algo que nos brotaba por la piel, cada patadita o cada movimiento de nuestra bebé era un bálsamo de alegría para nosotros.

Lleqemn, nos dio la "Seguridad" y la "Confianza" , éramos padres primerizos y muy jóvenes, llenos de dudas y temores; aprendimos a confiar en el proceso natural del embarazo, a despejar los miedos y a vivir en presente y en plenitud esta etapa de la vida. Y así llego el día mas esperado, con todas las herramientas que nos brindaron en Lleqemn nos pudimos relajar, porque sentíamos que todo iba a salir a la perfección, solo faltaba conocerle la carita, porque ella ya estaba entre nosotros, ya éramos un trío. Después de un par de pujos, se dio el encuentro, lágrimas de felicidad rebalsaban de nuestros ojos, nos fundimos en un abrazo. Hasta el día de hoy somos una tríada feliz de padre-madre-hija.

Siempre recordamos con mucha felicidad esta etapa del embarazo, y nunca nos olvidamos de Liliana, Jimena, Mercedes y Leandro, por todo lo que hicieron.

Besos de Marcela, Gaia y Emanuel
Línea Divisoria - Centro Educación Prenatal

 

Lleqem fue la primera enseñanza

Quedar embarazados de Suray fue el comienzo de sensaciones nuevas, alegrías compartidas, emociones vibrantes, fantasías interminables y cosquillas en todo el cuerpo. No lo podíamos creer, lo contábamos, lo compartíamos con nuestro entorno para caer un poco más, para creer un poco más...pero nos era realmente difícil CREER.

¿Sentíamos felicidad? Sí, la sentíamos. ¿Sentíamos fortuna por lo que vivíamos? Sí, también la sentíamos...seguíamos andando, sin ninguna variante muy importante. Algunos cambios de ánimo, algunas angustias que daban vueltas por ahí, nada muy fuera de control. Ninguna pregunta más que : ¿cómo la llamamos? ¿dónde debería dormir? ¿cómo será el momento de conocerla en el hospital? Estábamos embarazados con la cabeza y el cuerpo!! …y no estaba tan mal...ni tan bien...estaba. Creíamos que lo vivíamos juntos, unidos,...y sin duda que era el " juntos y unidos" que conocíamos hasta el momento. Y eso tampoco estaba tan mal...ni tan bien... estaba.

" La Dulce Espera" , esperando el nacimiento físico de Suray, nos distraíamos viviendo la vida de siempre, la que conocíamos...como quien mira revistas en el consultorio odontológico en espera del momento crucial.

Dicen que las casualidades no existen, ¡y así es!...de alguna manera causamos un encuentro con Liliana, Jimena, Leandro y con nosotros mismos. Pero por sobre todo con nuestra hija Suray, que lo esperaba (¿o era ella quien lo causaba?) ansiosamente. Y empezamos a sentirnos mamá y papá, y por ende a SERLO desde lo mas profundo y con todo nuestros SER. A mirarnos a los ojos y hablar en silencio. ¿Cómo la escuchábamos tan claro ahora si hasta hacía poco tiempo solo era una bella panza asomando? No había "dulce espera", el momento era ahora. Cerrar los ojos y verla, mirarla, acariciarla, cantarle, tocarle música, escucharla...y empezar a aprender de ella.

Lleqemn fue su primera enseñanza. Ella nos enseña Lleqemn todos los días! (parar, cerrar los ojos, sentir, respirar hondo, conectar con lo profundo, con lo que no se dice con palabras, volver a lo más importante y CREER).

Gracias desde muy adentro!!!!


Santiago y Noel

Línea Divisoria - Centro Educación Prenatal

 

Una experiencia única e Irrepetible

La gestación, el parto, la lactancia y crianza son eventos únicos e irrepetibles, trascendentales en la vida de todo ser humano.

El desarrollo de dichas acciones requiere que cada uno elija el modo para llevarlas a cabo y van de la mano de un trabajo profundo, concientizado, realizado con mucho amor y dedicación.

Nuestro modelo, acompañante y guía fue Llequemn. Allí cada uno de nosotros pudo descubrir y dejar ser el maestro que cada uno es de su propia vida, nos contactamos con lo más profundo de nuestro ser: el instinto, que muchas veces olvidamos u ocultamos. Encontramos el refugio, oasis, caparazón que necesitábamos para transcurrir ese intenso y maravilloso momento de nuestra vida. Logramos conectarnos con nuestros sentimientos, sensaciones y emociones, respetando cada uno de esos estados y  alcanzamos el perfecto de equilibrio mente-cuerpo, viviendo cada momento único e irrepetible en forma armonizada, entramando una  dinámica madre-padre-hija inigualable a lo hasta entonces conocido.

Así configuramos una nueva realidad, tan propia y subjetiva como la realidad creada por el hombre, y esa realidad tenía identidad: “Camila”.

Actualmente nuestra hija evidencia el intenso trabajo realizado desde el momento de su concepción. Cada gesto, mirada, palabra y acción nos enamora, enorgullece y enseña cada día un poco más una parte de ese universo de cosas que vino a enseñarnos.

Gracias Cami por elegirnos!!

Gracias Llequemn por todo lo aprendido y por acompañarnos!!

Mercedes y Leandro

Línea Divisoria - Centro Educación Prenatal


Testimonio 4 - Comunicación con el bebe


Aprender a comunicarnos con nuestro hijo

Aprender a "comunicarnos" con nuestro hijo mientras lo ibamos gestando, fue una experiencia maravillosa, profunda y amorosa.

Creemos que el Mundo, podría ser mas feliz y tierno si las nuevas generaciones tuvieran un "comienzo con Amor" .

Gracias por todo: la contención , la confianza y el cuidado amoroso que nos brindaron.

Carolina y Gabriel

Línea Divisoria - Centro Educación Prenatal

 


Testimonio 5 - Apoyo Postnatal


 

Seguridad como pareja y como padres

Queremos darles las gracias por todo lo que nos ayudaron a entender cómo la vida que estabamos gestando tenía ya Alma, y que podíamos hacer muchas cosas para entenderla, que cuando llegase a este mundo, supiera que sus padres, se vincularon y cuidaron de él, antes de nacer, estableciendo asi una profunda relación entre los tres.

También esta hermosa experiencia, nos dio seguridad como pareja y como padres.


Lucía y Gonzalo

Línea Divisoria - Centro Educación Prenatal